4 juegos para estimular el desarrollo de tu bebé

Actualmente existen diferentes juegos para bebés que pueden utilizarse en diferentes edades, estos tienen la función de ayudar en su desarrollo. Aquí te mostramos 4 diferentes juegos que puedes utilizar con tu bebé en una edad comprendida de los 12 a 16 meses.

 

  1. 1.    ¿Quién se esconde aquí?

 

Este juego consiste en tomar turnos para esconderse debajo de elementos como las sábanas de la cama, o en la hora del baño se pueden utilizar tollas para esconderse debajo de ellas. Si se busca más diversión puede ir tocando su cuerpo oculto bajo la sábana preguntando ¿esto es una pierna? ¿Esto es un brazo?

 

Este tipo de juegos ayudan a tu hijo a entender el hecho de que sólo porque no veas algo, no quiere decir que no esté ahí.

 

  1. 2.    Dar palmadas

 

Lo más seguro es que a esta edad tu hijo ya pueda mantener sus manos abiertas, pero puede que en algunos casos no pueda dar palmadas por él solo. En esa ocasión, hazlo con él, o permite que el sujete tus manos, mientras tú se las das. Puedes sentarte en el piso, en frente de él, mirándolo y entonando canciones en las que se den palmadas. Un ejemplo claro de esto podría ser palmas palmitas, que viene papa, tócalas pronto, que en casa está ya.

 

Este ejercicio incrementará sus habilidades de lenguaje, así como también su coordinación de manos y ojos.

 

  1. 3.    Yo tiro y tú empujas

Cuando tu bebé se encuentre de pie, intentando caminar, lo puedes ayudar a practicar con el juego de halar y empujar. Este juego puede llevarlo a cabo utilizando un objeto que pueda moverse con facilidad, como una silla de plástico, más o menos del tamaño de tu hijo. (Podrías utilizar una caja de plástica para juguetes, rellena de juguetes suaves). De esta manera mientras él se sujete a los bordes de la caja para obtener apoyo, tú puedes sostenerlo por el otro lado y darle estabilidad.

 

De esta forma puedes ir halando poco a poco, despacio, hacia tu lado animándolo para que dé un paso hacia adelante, ello conllevará a que pronto comience a empujar mientras tú lo halas por el otro lado suavemente. Este juego le ofrece a tu bebé un aumento de confianza para cuando empiece a caminar por sí mismo.

 

  1. 4.    Vivito y coleando

 

En este juego deberás hacer que algún muñeco favorito de tu hijo cobre vida metafóricamente, hazlo caminar, que salte de un lado a otro del cuarto y que duerma. Puedes incluirlo en las actividades diarias, sentándolo en la mesa para merendar o hasta ponerle un babero para que pueda comer.

 

Hablar de lo que estás haciendo, le ayudará a tu hijo a que comprenda el lenguaje. Debes actuar de formar alegre, cómo también con tristeza, para que así él o ella puedan aprender sobre los sentimientos y emociones, a expresarlos.

 

Con estos 4 diferentes juegos para bebés sencillos lo estarás ayudando y estimulando en su desarrollo personal y mental, ofrécele todo lo que está a tu alcance, porque él se lo merece.

Consejos para evitar la obesidad

Aunque la obesidad no es un problema exclusivo de la mala alimentación, ya que pueden existir causas hormonales que hacen que alguien gane sobrepeso, la alimentación poco saludable cuenta un papel muy importante, pues en ocasiones se consume mas de las calorías que se gastan.

Hay que tener en cuenta que hoy en día se sabe que la obesidad no es solo una cuestión de estética, sino que es un gran tema de salud, pues la obesidad hoy en día se sabe que se relaciona con un gran numero de enfermedades tales como; la diabetes, el colesterol enfermedades cardiovasculares, presión alta, gastritis, artritis, fatiga, etc.

Como mencionamos que la obesidad es la puerta de entrada a un gran numero de enfermedades, es una necesidad que esta sea controlada, consultando a nuestro medico para que nos ayude a incorporar hábitos saludables y de esta manera combatir la obesidad, para la prevención de enfermedades, pero también podemos realizar algunos trucos extra para deshacernos de esta dañina obesidad.

  • Beber te rojo: beber entre 3 o 4 tazas de te al día nos ayudara a perder algunos kilos al mes, sin hacer una dieta muy estricta.
  • Te milagroso: al te que se bebe habitualmente, se le agrega dos cucharitas de miel de abeja y dos de vinagre de manzana, luego se toma de cucharaditas de este te en cada comida.
  • Vinagre de manzana: se toman dos cucharaditas de vinagre disuelto en agua justo antes de cada comida principal.
  • Realizar ejercicio de tipo aerobio: lo mejor es al comienzo caminar o nadar por 20 minutos al día hasta que finalmente se llegue a realizar ejercicio aerobico de alto impacto como puede ser nadar, bailar o jugar tenis.
  • Beber agua: es necesario tomar al menos 8 vasos de agua para que el organismo se pueda deshacer de las toxinas.
  • Evitar las grasas, los azucares y harinas refinadas: Esto tienen una gran cantidad de calorías y pocos nutrientes.
  • No comer pasadas las seis de la tarde: ya que si luego nos acostamos el organismo no tuvo tiempo de metabolizar los alimentos.
  • Comer toronjas: se ha podido comprobar que comer varias toronjas al día ayuda a quemar grasa.
  • Mantener la dieta balanceada: Por lo menos dos veces a la semana es muy importante acompañar las comidas con una rica ensalada que puede ser de repollo, zanahorias y pepinos con limón o vinagre.

¿Cómo prevenir la depresión postparto?

 

La depresión postparto o postnatal, es un tipo de depresión transitoria que afecta a algunas mujeres tras el nacimiento de un hijo. Puede presentarse después del parto o hasta un año después del nacimiento del bebé. Esta condición afecta a una de diez mujeres embarazadas, y resulta un trastorno que requiere de tratamiento psicológico.

Existen dos tipos de depresión, la baby-blues y la depresión postparto como tal. La primera, es considerada como un estado donde la madre sufre una leve alteración en su estado de ánimo, demostrando signos y síntomas de depresión leve, con una característica inestabilidad emocional que suele terminar en llanto la mayoría de las veces. La baby-blues suele desaparecer espontáneamente 2 semanas después. La depresión postparto como tal, es un estado que inicia entre las primeras 12 semanas posteriores al alumbramiento, y que se manifiesta con síntomas como tristeza, llanto, insomnio, disminución en la capacidad de concentración, desesperanza, ansiedad, pensamientos de muerte, entre otros. La depresión postparto como tal, a diferencia de la baby-blues, requiere de tratamiento para desaparecer.

En algunos casos, la depresión postparto puede manifestar síntomas sistémicos, como dolor de cabeza, de estómago, cansancio y fatiga. Por lo general, la madre no entiende por qué se siente así, esto le genera mucha más ansiedad y tristeza, haciéndola dudar de sus capacidades, lo que explica por qué algunas madres con esta afección se descuidan así mismas y a sus bebés.

En el siglo en el que vivimos la sociedad también se ha visto afectada por nuevas enfermedades, algunas de ellas como consecuencia del estilo de vida que llevamos, como el estrés, una de mas enfermedades psicológicas que más personas padecen en la sociedad moderna es la depresión, la misma es muy grave ya que si no se trata a tiempo la persona se puede suicidar.

Existen diferentes maneras de prevenir la depresión una de las más importantes es realizando terapia con un especialista, un examen psicotécnico que nos ayudaría  a mejorar nuestro estado de ánimo así como también a diminuir nuestros pensamientos negativos.

Realizar deporte es otra manera de porvenir la depresión, especialmente aquellos deportes que se juega en grupo como el volley o el fútbol, son muy buenos para mejorar nuestra salud física y también nuestra salud mental.

 

No todas las madres generan depresión postparto, algunos factores predisponentes pueden ser:

  • Ser menor de 20 años de edad
  • Haber experimentados crisis de ansiedad de moderada a alta intensidad, y recurrentes durante el embarazo
  • Consumir alcohol, cigarrillos o drogas durante la gestación
  • Haber padecido trastorno de ansiedad, trastorno bipolar o depresivo anteriormente
  • Antecedentes familiares de depresión postparto
  • Baja autoestima
  • Vivir un evento traumático o estresante estando embarazada
  • Ser soltera o tener una mala relación con la pareja
  • Embarazo no deseado
  • Poco apoyo familiar

Se desconoce la causa que genera este trastorno, pero se han implicado como posibles agentes causales los cambios hormonales durante y después del embarazo, los cambios que sufre el cuerpo de la mujer durante y después de la gestación, los cambios sociales, la preocupación constante por el desempeño como madre, falta de sueño, entre otros.

A pesar de que no se puede prever si puedes sufrir depresión postparto, si puedes prepararte y conocer las medidas preventivas correspondiente. Por esta razón, te explicamos algunos consejos para prevenir la depresión postparto:

  1. Preparación mental: Desde el día que te enteras que estás en estado debes iniciar el proceso de preparación mental y psicológica. Ser madre es una experiencia nueva (así tengas otros hijos), estás cargando a un ser humano completamente nuevo, que no conoces ni él te conoce a ti. Por esta razón prepararte psicológicamente para los cambios físicos, emocionales, sociales y familiares que están por llegar, es una buena estrategia para evitar este y cualquier otro trastorno psicológico o emocional.

 

  1. Evita las preocupaciones: A veces, la ansiedad se genera por querer saber cómo podrás con todas las responsabilidades que están por venir. El hecho de que ese bebé te tendrá como mamá a ti y te necesitará para absolutamente todo, puede generar un estrés bastante grande. Evita estresarte por cosas que no han sucedido aún. Consigue apoyo familiar y social, y dedícate a manifestarle tu amor a ese bebé que viene en camino.

 

  1. Comparte con tu pareja: Hazle saber tus preocupaciones y miedos. Al fin y al cabo ambos serán los padres de ese bebé, por ende es bueno que compartan sus emociones al respecto. Apóyense mutuamente así no se sientan igual que el otro.

 

  1. Si el estrés te domina: Si la ansiedad está ocupando más tiempo del que debería en tu mente, tus pensamientos y en tu vida, consigue ayuda, tanto familiar como profesional. Alguien con quien hablar puede ser clave para superar o al menos disminuir todos esos miedos que pueden llegar a instaurarse en tu vida. Practica ejercicios de relajación y meditación. Acude a clases de yoga o pilates. Cualquier actividad que pueda ayudarte a liberarte y relajarte es buena para esta situación.

 

 

 

Seguridad en el hogar para personas mayores

 

Llega un punto en la edad adulta que alcanzado el esplendor empieza un retroceso en el que acabamos siendo niños otra vez, niños grandes. Una caída tonta o despiste en un mal momento pueden acarrear consecuencias terribles para una persona anciana. El cuerpo ya no se recupera con la facilidad que antaño por lo que hay que minimizar el riesgo de accidentes al máximo. No todos los hogares están habilitados a las necesidades de los más mayores. Muchos de ellos viven solos por lo que tienen que prestar especial atención a sus actos, pues cualquier descuido puede ser nefasto. A continuación algunos puntos para mejorar la calidad de vida de la tercera edad.

Es aconsejable colocar agarraderas en el cuarto de baño ya que facilitan tanto la entrada y como salida de la ducha como la incorporación al inodoro y usar tapetes antiderrapantes en la bañera.

En caso de consumir uno o más medicamentos es recomendable hacer uso de dispensadores diarios o semanales, para evitar olvidos o confusiones.

Se aconseja subir las escaleras siempre apoyándose en la barandilla.

Es importante reparar los suelos en mal estado y evitar que haya objetos obstruyendo el paso.

Durante los meses de verano el exceso de calor puede provocar efectos perjudiciales para la salud de las personas mayores, esto puede evitarse bebiendo mucha agua y aumentando el consumo de verduras y frutas.

Hay que mantener las habitaciones ventiladas, en especial aquellas en las que haya estufes y braseros.

Apagar el gas después de utilizarlo. Comprobar que sí está apagado.

Siempre que cocinemos, colocar las asas de las ollas o los mangos de la sartén hacia dentro. Pues de lo contrario con el mínimo roce podemos tirarlo al suelo.

Las personas mayores suelen presentar problemas con sus dentaduras por lo que se aconseja comer despacio o incluso utilizar gelatinas para modificar la textura de los alimentos.

Evitar subirse a taburetes o sillas, mejor utilizar una escalera habilitada y siempre con la ayuda de otra persona.

Fuera del hogar hay una serie de obstáculos que los mayores deben sortear, por ello se recomienda caminar despacio y utilizar siempre un calzado cómodo y seguro. Al cruzar la calzada debe extremar las precauciones respetando siempre los pasos de peatones y semáforos. Pero lo más importante es mantenerse activo, realizar ejercicio mejora la capacidad psicomotriz, esta es sin duda alguna el mayor seguro de vida que uno puede tener.