El flúor un mineral fundamental para la salud

 

Fundamental para nuestro organismo,  el flúor es un mineral que se encuentra en el cuerpo en porcentajes muy similares a los del hierro.

Tal como nos comenta el Doctor Beizama de Zarautz, se trata de  una sustancia fundamental para la estructura ósea en general en especial la de los dientes. Sin embargo, tanto un déficit en flúor como un exceso pueden resultar perjudiciales.

Es conocido por todos que el flúor protege los dientes habiéndose demostrado que es la única sustancia que posee una efectiva protección por favorecer la remineralización del diente, aumentando la resistencia a los ácidos y no permitiendo la formación de la llamada placa bacteriana.

Su ingesta diaria beneficia la salud siendo recomendable unos 10 mg. por día para una persona adulta, superando esta dosis puede causar problemas de salud.

Es posible consumir alimentos que contienen flúor como por ejemplo sardinas, salmón y bacalao, además de vegetales de hojas verdes, patatas, cereales integrales, naranjas y pollo entre otros.

La falta de flúor causa generalmente la aparición de caries dentales y fragilidad ósea, pero debe tenerse en cuenta que el consumo no puede ser exagerado.

Asimismo, el fluoruro es una sustancia muy tóxica y su abuso puede traer graves problemas de salud.

Los grados de toxicidad van del tipo agudo cuando el consumo excesivo se ha hecho en una sola dosis y la toxicidad crónica cuando este abuso en la ingesta se debe a la acumulación que por lo general se produce debido al consumo constante de agua que tienen un exceso de flúor.

Los síntomas que pueden demostrar una intoxicación son similares a la que se produce por cualquier otra sustancia como por ejemplo vómitos, dolor abdominal y en algunos casos espasmos musculares y convulsiones.

Cabe aclarar que no puede llegarse a una intoxicación a través del consumo de alimentos ya que éstos contienen flúor pero en cantidades muy bajas.

Es por esto que no se recomienda tomar suplementos de flúor sin la específica indicación médica, ya que los daños a la salud pueden ser graves y en algunos casos irreversibles.