Nuestros pensamientos ¿saludables?

¿Estás tratando de sentirte mejor con tu cuerpo pero siempre algo aparece? ¿Sientes que solo atraes enfermedades y molestias? ¿Has tratado alguna vez de aplicar la Ley de Atracción para mejorar tu salud y bienestar? Hoy te compartiremos dos recetas infalibles para sentirte lleno de energía y vitalidad.

Meditación, Buda, Yin Y Yang, El Budismo, Zen, Chan

 

 

¿Alguna vez te has puesto a pensar cuánto influye tu mente en tu cuerpo? Realmente… Muchísimo! Somos seres vibraciones en un cuerpo material. Todo lo que tenemos y vivimos en el día a día es el resultado de nuestras vibraciones, de nuestra energía. Y sé que nadie quiere atraer enfermedades y malestares pero realmente la calidad de nuestros pensamientos, nuestras emociones y acciones influyen muchísimo (aunque no lo notemos) en nuestros resultados. Entonces, empecemos por el principio:

¿En qué piensas todo el día?

Según nos dice la Ley de Atracción “En lo que te Enfocas, se Expande”. Entonces, ¿pasa todo el día quejándote de tus malestares? ¿Piensas más en médicos, recetas, medicamentos que en otra cosa? Recuerda el Universo no puede discernir entre pensamientos buenos o malos, tan solo atrae pensamientos con la misma vibración. Si pasas todo tu día pensando en cuán mal te sientes o en qué incomodo te encuentras, es muy probable que termines atrayendo más de eso.

Pero la buena noticia es que también podemos usar la Ley de Atracción a nuestro favor. ¿Qué crees que pasaría si pasaras todo tu día pensando en lo energético y lleno de vida que te sientes? ¿Si dejaras de lado tu salud para enfocarte en agradecer por estar vivo? Es muy probable que esos sentimientos empiecen a atraer otros sentimientos similares y casi sin notarlo, empieces a sentirte mejor. Por eso hoy vamos a ver 2 recetas infalibles para utilizar la Ley de Atracción a favor en tu salud y bienestar.

Salud y Bienestar: Meditación de Sanación

Meditar te ayuda a conectarte con tu “yo interior”, con tu espiritualidad, calma la mente y relaja el cuerpo. Cientos de estudios muestran que tan solo meditando 10 minutos al día puedes obtener una increíble mejora en tu salud. ¿Cómo funciona? Bueno la conexión entre tu mente y tu cuerpo es enorme. Tu mente decide algunas cosas y tu cuerpo lleva esas decisiones a manifestaciones físicas.

Déjame darte un ejemplo: Recuerda alguna vez que hayas recibido una mala noticia, ¿no te pasó que te angustiaste y se te “cerró” el estómago? O, ¿se te puso pesado el pecho? Pero, ¿qué tiene que ver una mala noticia con un dolor de estómago? Es tu cuerpo reaccionando al inmenso estrés por el que está pasando tu mente.

Ahora, imagina si puedes conectarte con tu cuerpo y darles esos mismos comandos pero para sentirte lleno de energía, vitalidad y salud. ¿No sería genial?

En este ejercicio te enseñamos cómo hacerlo.

  • Paso 1: Encuentra un lugar cómodo y que sepas que no te van a molestar.
  • Paso 2: Siéntate en una posición confortable y cierra los ojos.
  • Paso 3: Empieza con 5 respiraciones profundas. En cada respiración concéntrate en relajar tu cuerpo y mente.
  • Paso 4: Empieza imaginándote tu cuerpo. Míralo y piensa, “por cada respiración que hago, inhalo salud y exhalo mis dolores”. Repite este pensamiento un par de veces. Imagínate inhalando salud, y sacando, expulsando de tu cuerpo cualquier malestar.
  • Paso 5: Una vez que puedas sentirte lleno de salud, cuenta lentamente del 1 al 5 y abre tus ojos. Repite esta meditación tanto como te sea posible.

Salud y Bienestar: Afirmaciones de Sanación

Como dijimos antes, en lo que ponemos toda nuestra atención, foco y emoción es lo que atraemos. Si estás continuamente hablando de enfermedades, te recomiendo fuertemente, que dejes de hacerlo. Si en tu entorno personal están siempre hablando de molestias y enfermedades, te recomiendo que cuando eso pase tan solo te levantes y dejes la conversación. Poner toda tu atención en algo que no te hará sentirte mejor no vale la pena ni por un segundo.

Las palabras tienen mucho impacto y nuevamente vamos a usar ese impacto a nuestro favor. Tomate un rato para escribir tus “afirmaciones”, tus oraciones describiendo tu estado ideal. Recuerda que las afirmaciones tienen que ser siempre en positivo, y no tienen que tener ninguna connotación negativa para ti. También para agregarle más emoción trata de incluir palabras como “me gusta”, “disfruto”, “estoy feliz porque”. Esto te ayudará a leerlas y ponerle la energía que necesitan para manifestarse.

Un ejemplo de afirmación podría ser: “Disfruto de mis caminatas por el parque, mis piernas están fuertes y me llevan a todos los lugares donde quiero ir” o “Soy feliz porque me levanto cada día lleno de energía y vitalidad, mi cuerpo me responde cada día más” o el clásico “cada día que pasa me siento mejor y mejor”. El secreto está en sentirse bien cuando las lees.

Empieza a creer que tú estás a cargo de cómo te sientes y conéctate más con tu cuerpo. Esto te ayudará a sentirme en mejor forma y salud. Pon en práctica estos consejos y ¿cuéntanos qué tal te ha ido?