Cómo congelar pescados y mariscos

Congelar pescados y mariscos es necesario para evitar que estos se descompongan. Acudir a congelar este tipo de alimentos ayuda a que tanto pescados como mariscos puedan conservarse por muchos meses sin perder su sabor, así como la calidad y sus propiedades nutricionales.

 

Características como el sabor, el aroma y la textura de los pescados y mariscos, son condiciones que pueden preservarse de congelar de manera correcta estos alimentos del mar. Aprender cómo congelar pescados y mariscos es necesario para poder disfrutar de pescados y mariscos en buen estado y evitar cualquier tipo de inconveniente a la hora de ingerirlos.

Aspectos a considerar para congelar pescados y mariscos

Tomar en cuenta la calidad del pescado y de los mariscos es importante, por esto antes de congelarlos debe buscar pescados y mariscos frescos. La calidad de estos va a mejorar si el tiempo que ha transcurrido desde el momento de la pesca hasta la congelación es breve.

Lo mejor es acudir a congelar en una temperatura entre 0 a 5ºC en las primeras 2 horas para luego mantener el pescado congelado a -20ºC hasta que se congele completamente y luego reducir temperatura a -25ºC.

Congelar pescado

Para congelar pescados debe lavar correctamente el pescado y retirar las vísceras del pescado, esto evitará que el mismo se descomponga fácilmente.

Antes de congelar el pescado, debe estar seco, por lo que una vez que lave el pescado y lo limpie bien, debe secarlo para evitar que este se dañe.

Congelar mariscos

Un grupo de mariscos como los camarones así como la centolla y las nécoras deben congelarse cocidas, mientras que las almejas deben congelarse crudas.

Así que es importante tomar en cuenta qué tipo de marisco desea congelar para saber si debe cocinarlos o refrigerarlos sin haberlos cocinado.

 

Mas info en

Serunion

Comidas saludables: suplementos dietarios

 

 

Muchos son los productos para bajar de peso o alimentos para adelgazar, así como también suplementos dietarios como por ejemplo el hipérico con  triptófano o  el aceite de onagra que nos indican cómo puedo bajar de peso.

Es importante tener en cuenta, que si nos propones llevar adelante un plan de adelgazamiento o si deseamos obtener comidas para bajar de peso, los suplementos, tal como lo indica la palabra, son un suplemento a nuestra dieta y no el “alimento” principal de nuestro plan.

Los aportes que nos producen los suplementos dietarios son en su gran mayoría proteicos, aunque podemos encontrar en el mercado distintos tipos de suplementos. Estos varían de acuerdo a lo que cada uno busque con su plan de adelgazamiento y/o ejercitación.

La realidad es que muchas veces no se contemplan los efectos adversos que este tipo de suplementos pueden traernos, ya que como la mayoría de sus orígenes son naturales, o al menos es eso lo que suele decirse respecto a los suplementos, se les suele atribuir beneficios por su origen.

Idealmente si deseamos complementar a un plan de adelgazamiento o a una comida adelgazar, con suplementos, que los mismos sean supervisados por un especialista en la salud, ya que este nos podrá indicar la cantidad que debemos consumir y en qué momento del día debe ser tomado.

Recomendamos que el suministro de estos sea supervisado, ya que aún no conocemos con exactitud los efectos adversos que estos pueden llegar a producir en nuestro organismo.

Por esta razón, el hecho de que deseemos que nuestros hábitos alimenticios sean lo más saludables posible, y en este caso deseáramos sumar suplementos dietarios, debemos ser conscientes de los aspectos positivos y negativos de estos.

En este último periodo se ha promovido el estudio del origen de los suplementos dietarios y de cuáles son sus beneficios (ver por ejemplo el ginseng rojo), así como también de los efectos adversos. Cuanta mayor información poseamos mayor salud le aportaremos a nuestro organismo.

El flúor un mineral fundamental para la salud

 

Fundamental para nuestro organismo,  el flúor es un mineral que se encuentra en el cuerpo en porcentajes muy similares a los del hierro.

Tal como nos comenta el Doctor Beizama de Zarautz, se trata de  una sustancia fundamental para la estructura ósea en general en especial la de los dientes. Sin embargo, tanto un déficit en flúor como un exceso pueden resultar perjudiciales.

Es conocido por todos que el flúor protege los dientes habiéndose demostrado que es la única sustancia que posee una efectiva protección por favorecer la remineralización del diente, aumentando la resistencia a los ácidos y no permitiendo la formación de la llamada placa bacteriana.

Su ingesta diaria beneficia la salud siendo recomendable unos 10 mg. por día para una persona adulta, superando esta dosis puede causar problemas de salud.

Es posible consumir alimentos que contienen flúor como por ejemplo sardinas, salmón y bacalao, además de vegetales de hojas verdes, patatas, cereales integrales, naranjas y pollo entre otros.

La falta de flúor causa generalmente la aparición de caries dentales y fragilidad ósea, pero debe tenerse en cuenta que el consumo no puede ser exagerado.

Asimismo, el fluoruro es una sustancia muy tóxica y su abuso puede traer graves problemas de salud.

Los grados de toxicidad van del tipo agudo cuando el consumo excesivo se ha hecho en una sola dosis y la toxicidad crónica cuando este abuso en la ingesta se debe a la acumulación que por lo general se produce debido al consumo constante de agua que tienen un exceso de flúor.

Los síntomas que pueden demostrar una intoxicación son similares a la que se produce por cualquier otra sustancia como por ejemplo vómitos, dolor abdominal y en algunos casos espasmos musculares y convulsiones.

Cabe aclarar que no puede llegarse a una intoxicación a través del consumo de alimentos ya que éstos contienen flúor pero en cantidades muy bajas.

Es por esto que no se recomienda tomar suplementos de flúor sin la específica indicación médica, ya que los daños a la salud pueden ser graves y en algunos casos irreversibles.